Viaje a Icària

BARCELONA 1987—1992

Transformación Urbanística

La construcción de la Ronda Litoral



La Ronda Litoral se proyectó de manera que no representase una barrera entre la ciudad y el mar como desde mediados del siglo XIX, lo había sido la vía férrea del ramal Marina. El soterramiento de toda la Ronda parecía la única solución pero su elevado coste económico y el problema que planteaban la salida al mar de los colectores de aguas pluviales, hizo que finalmente se adoptase una solución intermedia de tramos soterrados y tramos en zanja.

Un sistema de entradas y salidas de la Ronda a distinto nivel y un cuidado sistema costero de parques, algunos emplazados sobre el propio túnel, hicieron posible una correcta integración de esta vía al entorno por donde discurre. Del mismo modo actuaron las calzadas laterales de acceso a la Ronda por el lado montaña y los sinuosos paseos marítimos construídos a lo largo de su recorrido por el lado mar.

Con una longitud de 4’5 kilómetros, la Ronda Litoral fue el proyecto del equipo de ingenieros formado por Juan R. de Clascá, Joaquim Fenollosa, Mateu Tersol, Joan Guivernau, José A. Torroja, José M. de Villar y Javier Rui-Wamba y de los arquitectos del estudio MBM junto con A. Puigdomènech y P. Barragán.