Viaje a Icària

BARCELONA 1987—1992

Transformación Urbanística

La Torre Mapfre y el Hotel Arts



Inicialmente previstos como dos grandes hoteles, estos dos edificios de 153 metros de altura enmarcan simétricamente el final del Carrer de la Marina, frente a la gran fuente monumental proyectada por el arquitecto José María Mercè.

El Hotel Arts fue proyectado por el arquitecto Bruce Graham, del estudio de ingeniería y arquitectura estadounidense Skidmore, Owings & Merrill LLP (SOM) con sede principal en Chicago. Se caracteriza por su exoestructura metálica pintada de blanco, totalmente visible y sin revestimiento, exterior a la fachada de vidrio azul y acero gris. El arquitecto Frank O. Gehry proyectó una gran estructura metálica en forma de pez dorado que mira hacia el puerto y que funciona como cubierta de las terrazas y bares del hotel. Fue el primer proyecto de la firma Gehry Partners LLP que se creó con un software informático innovador basado en la ingeniería aeroespacial llamado Catia. Inicialmente, la gestión y dirección de este proyecto hotelero corrió a cargo del grupo americano The Travelstead Group. Fue inaugurado en 1994 y posterior reformado en 2002, 2006 y 2012. Actualmente es propiedad de la cadena Ritz Carlton. Como curiosidad, decir que durante las primeras fases de excavación para realizar la cimentación de este edificio, se descubrió enterrado y sin explosionar un proyectil naval de la guerra civil. Con las medidas de seguridad pertinentes, el proyectil fue explosionado y los trabajos se reanudaron sin mayor problema.

La Torre Mapfre es un edificio de 40 plantas destinado a oficinas, proyecto de los arquitectos Iñigo Ortiz y Enrique de León. En la construcción de esta torre, al igual que en el hotel Arts, se tuvieron que solventar las dificultades que en la cimentación, presentaba su proximidad al mar. El núcleo central de hormigón armado que soporta los esfuerzos laterales del edificio, fue construido mediante un encofrado móvil y contiene ocho ascensores dobles. La fachada es de acero inoxidable y vidrio; el cambio de inclinación alternado de las ventanas y de las piezas opacas, hace que la parte inclinada hacia abajo, adquiera el aspecto de un inmenso espejo que refleja el suelo. Al mismo tiempo, el efecto de rotura de la fachada se refuerza con un cambio de reflejo en los cristales mediante la colocación de dos hileras verticales de vidrios mates que recorren la torre de arriba a abajo. Aparte de las oficinas, cuenta con salas para eventos, locales comerciales, un auditorio y un helipuerto en la coronación del edificio aunque este, no se ha utilizado nunca debido a las molestias que causaría el ruido en toda la zona colindante.



Ref. 34/351
Ref. 12/378
Ref. 21/389
Ref. 13/402
Ref. 15/423
Ref. 25/409
Ref. 10/410
Ref. 08/333
Ref. 08/338
Ref. 06/338
Ref. 08/339
Ref. 04/346
Ref. 22/352
Ref. 16/365
Ref. 17/341
Ref. 08/388
Ref. 13/338
Ref. 04/343
Ref. 24/348
Ref. 13/349
Ref. 19/418
Ref. 06/424
Ref. 24/418
Ref. 01/474
Ref. 29/437