Viaje a Icària

BARCELONA 1987—1992

Transformación Urbanística

Los parques y la urbanización de la Vila Olímpica



Las calles, paseos y avenidas que conforman la Vila Olímpica se ajustan a la cuadrícula del plan Cerdà, prolongando las calles hasta el mar y manteniendo el trazado de la Avinguda Icària y la Avinguda del Bogatell, donde se incluyeron elementos singulares como las pérgolas de Icària, proyecto de  Enric Miralles y Carme Pinós y la rampa y la plaza circular de Bogatell, de J.A. Martínez Lapeña y Elías Torres. El proyecto general de urbanización corrió a cargo de  Miquel Espinet y Antoni Ubach.

Bajo las calles y aceras se instaló un sistema neumático de recogida de basuras y una red de galerías de servicio de más de 5 kilómetros de longitud. Estas galerías tienen la finalidad de evitar las periódicas aperturas de zanjas en la via pública para el mantenimiento o la ampliación de los servicios de agua, gas, electricidad, telefonia, etc.

Respecto al arbolado de las calles, se decidió mantener la imagen clásica de las calles barcelonesas, con los plataneros de hoja caduca. Dos grandes parques flanquean el nuevo barrio; el Parc de Carles I y el Parc del Poblenou. El primero, con una extensión de 5,6 ha. está situado entre diferentes viales, al final del carrer de la Marina, y es un proyecto de Josep Zazurca y Mariona Muxart. Al otro extremo, frente a la Rambla del Poblenou, el proyecto de Xavier Vendrell y Manuel Ruisánchez recupera el paisaje de la zona litoral mediterránea con un parque de pinos de 12ha. al lado de la playa.

Otros tres parques con soluciones muy distintas, discurren a lo largo de la Avinguda Litoral conformando una vía parque; se trata del Parc de las Cascades, el Parc del Port y el Parc de la Nova Icària, todos proyectados por el estudio de arquitectura MBM.